El pasado viernes, 19 de mayo, se instaló en el I.E.S. San Fulgencio un Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA). La adquisición de este instrumento que puede salvar vidas ha sido gracias a la ayuda de nuestra comunidad educativa y de diversas donaciones de las empresas Hogarium Écija, Recreativos Sánchez S.L. y José Manuel Martín.

Nuestro Instituto pasará a formar parte, una vez realicemos el curso de formación, dentro de dos semanas, de la Red de Espacios Cardioprotegidos. 

Hay que recordar que las principales instituciones públicas recomiendan la instalación de desfibriladores automáticos o semiautomáticos en espacios de gran afluencia y lugares donde se realice actividad física para combatir la muerte súbita y las posibles lesiones cerebrales derivadas de una parada cardíaca. Se calcula que entre el 60% y el 80% de los casos podría revertirse si se realiza una desfibrilación en los primeros 4 minutos.

Nuestro Centro cuenta con unos 1400 alumnos (más de 500 son adultos) y casi 90 profesionales, entre profesorado y personal no docente. Unas 1500 serán el número de personas favorecidas de manera directa pero hay muchas más, ya que debido a la ubicación de nuestro Instituto, en pleno centro de la ciudad, hay gran tránsito de personas en zonas cercanas que se podrán ver beneficiadas por nuestro desfibrilador semiautomático, gracias a que nuestro Centro está abierto durante muchas horas al día (desde las 8:00 hasta las 23:00). Por todo ello, consideramos hace dos años que el I.E.S. San Fulgencio era un lugar ideal para la instalación de un desfibrilador semiautomático. Nos planteamos como objetivo tener uno a pesar de su elevado precio y lo hemos conseguido gracias a la ayuda de cientos de personas.

Comparte

¡Comparte este artículo con tus amigos!